Cita:

“Los Padres de Familia influyen de modo directo en la marcha de la Sociedad según la mala o buena Educación que hayan dado a sus hijos, que son los que más tarde habrán de formarla”.

San José María de Yermo y Parres

 

La Figura del Fundador

San José María de Yermo y Parres, nació en la Hacienda de Jalmolonga, Edo. De México, el 10 de noviembre de 1851. Llamado por Dios al Sacerdocio, fue ordenado el 24 de agosto de 1879 en la Iglesia Catedral de León, Gto. México.

El 13 de diciembre de 1885 funda la Congregación de “Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres”, a las que señala como fin principal la educación, funda escuelas, orfanatorios, casas de pupilaje y talleres, estos establecimientos estaban dedicados preferentemente a la atención de las niñas de acuerdo a las necesidades de la época, con la conciencia de que la mujer tendrá la misión de ser esposa y madre, transmitiendo a su familia lo que hubiese aprendido.

Entre los principios educativos que marca a sus hijas las Siervas, encontramos:

  • Que la Educación que impartan sea integral, es decir que busque el bien de toda la persona. Por tanto, ayudar a solucionar las necesidades físicas como es la alimentación, para lograr un buen aprendizaje.
  • Tener en cuenta el medio socioeconómico de los niños que frecuentan la escuela adaptando el horario si es necesario, para evitar la deserción y el ausentismo.
  • Educar para la vida, capacitando para el trabajo digno que permita la solución de las necesidades económicas.
  • Que los maestros sean auténticos educadores que formen el corazón de sus educandos.

Agotado por el trabajo, las enfermedades y los sufrimientos que le acompañaron a lo largo de su vida, murió en olor de santidad en la ciudad de Puebla de los Ángeles, el 20 de septiembre de 1904. Sus restos descansan en la capilla de la Casa Central de las “Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres” en la misma ciudad de Puebla.

Fue beatificado por S.S. Juan Pablo II, en la Basílica de Nuestra señora de Guadalupe,  México D. F. el día 6 de mayo de 1990, y  canonizado  en Roma el día 21 de mayo del 2000, Año Jubilar; día de la peregrinación nacional de México a Roma con motivo del Año Santo.